Tras suicidio de su hija, padre invita a bullies al funeral

Sidney, Australia.- Una joven  de 14 años, que fue la imagen de la firma de sombreros australianos Akubra cuando era pequeña, se quitó la vida por el acoso en línea del que fue víctima.
Amy Jayne Everett, conocida como Dolly y que tenía 14 años, se suicidó el 3 de enero.
Tras lo cual, su padre, Tick Everett escribió un post en Facebook en la que pidió más conocimiento sobre la intimidación para que la vida de su hija “no se desperdicie”.
Los sombreros de ala ancha de Akubra que Dolly llegó a modelar son una de las marcas más reconocibles de Australia, un símbolo emblemático de la vida rural, por ello expresó sus condolencias y lanzó un llamado para que todos se “pusieran de pie” contra cualquier tipo de intimidación.
Conforme a la BBC, uno de cada cinco niños en Australia dice que fueron intimidados en el último año.
En su emotiva publicación de la red social, escrita este domingo, el progenitor, que no dio detalles sobre el acoso, dijo que la menor había querido “escapar del mal en este mundo”.
Añadió que esperaba que la atención sobre la muerte de Dolly podría ayudar a otras vidas preciosas a no perderse de la misma manera.
Asimismo, invitó a los acosadores al funeral.
“Si por casualidad las personas que pensaban que esto era una broma y se sentían superiores por el acoso constante ven este post, por favor, vengan a nuestro servicio y sean testigos de la completa devastación que crearon”.
El miércoles, la familia lanzó un comunicado señalando que Dolly había sido “el alma más amable, cariñosa y bella”.
La familia compartió un dibujo reciente que ella realizó que muestra una figura delgada inclinada hacia atrás debajo de las palabras: “Habla incluso si tu voz tiembla”.
“Este poderoso mensaje cuenta el oscuro y aterrador lugar al que nuestro hermoso ángel había viajado”, dijo su familia.
Según la emisora ​​australiana ABC, la familia también expresó que querían establecer un fideicomiso para crear conciencia sobre el acoso, la ansiedad, la depresión y el suicidio juvenil.

Deja un comentario