Suicidio y adolescencia

Por Lic. Yara Clavero García

El suicidio en adolescentes ha tenido un incremento importante en la ciudad, lo que hace que en algunos hogares se enciendan alertas o luces rojas para tener más atención y cuidado en nuestros adolescentes.

No soy experta en la materia, sin embargo, me gusta leer y tengo amigos psicólogos que me han instruido en el tema, por eso me tomo la libertad de hablar sobre esto que es tan importante y delicado.

Cuando un joven toma la decisión de suicidarse, se ve afectado todo su entorno, pues no sólo le duele y consterna a su familia, también a sus amigos, compañeros de escuela, y a la sociedad en general, pues la mayoría no logramos comprender qué es lo que lleva a alguien tan joven a tomar ese tipo de decisiones o si en algún momento nos envió una alerta de la frustración, desesperanza o depresión; nos dejan con la incertidumbre si pudimos haber dicho o hecho algo para que esto no pasara.

En días pasados, un jovencito de 15 años se ahorcó, noticia que provocó que muchos nos preocupáramos y alarmáramos, pues poco se ha hecho para hablar con los jóvenes al respecto; en la ciudad de Nogales existen programas que les imparten en la preparatoria donde se les informa que no están solos, y que aprendan a distinguir entre compañeros quien de ellos está pasando por un momento difícil o tiene en su cabeza la idea de quitarse la vida, pero todo indica que esto no es suficiente.

Cabe mencionar que el suicidio,  según Centers for Disease Control and Prevention (CDC), es la tercera causa de muerte entre personas de 15 a 24 años de edad. El riesgo de suicidio aumenta hasta en un 60 por ciento, cuando en casa tenemos armas, drogas y demás medicamentos controlados o de venta libre.

La cantidad de suicidios varía entre hombres y mujeres, siendo el deceso de hombres más alto, a pesar que la mujeres piensan más veces en suicidarse que los hombres; la diferencia radica en que los hombres tienden a utilizar armas letales, ahorcamiento o saltar de lugares muy altos, mientras que las mujeres lo intentan con medicamentos o heridas punzo-cortantes.

Es por ello, que a manera de tips les dejo una lista de alertas que podríamos encontrar en nuestros adolescentes.

Los adolescentes que piensan en suicidarse podrían:

Mencionar el suicidio o la muerte en general

Insinuar que ya no estarán más

Mencionar los sentimientos de desesperanza o de culpa

Retraerse de amigos o de la familia

Escribir canciones, poemas o cartas sobre la muerte, la separación y pérdida

Empezar a regalar objetos valiosos a hermanos o amigos

Perder el deseo de participar en cosas o actividades predilectas

Tener dificultades para concentrarse o pensar con claridad

Mostrar cambios en hábitos de alimentación o de dormir

Participar en comportamientos riesgosos

Perder interés en la escuela o en los deportes

Muchos adolescentes quienes logran o intentan suicidarse dan algún tipo de advertencia a seres queridos de antemano. Por lo tanto, es importante que los padres conozcan las señales de advertencia de manera que los adolescentes con tendencias al suicidio puedan obtener la ayuda que necesitan.

Como padres, no nos queda más que estar alertas, atentos y sobre todo escuchar a nuestros hijos, incluso, si aún no somos papás de adolescentes, como familia, amigos o vecinos, podemos estar alertas y ante cualquier cambio de actitud, hacer algo, para que más tragedias como la del pasado sábado ya no ocurran, como sociedad hagamos algo.

Gracias a las redes sociales podemos tener a la mano números de asociaciones de ayuda para jóvenes con problemas, que sepan y sientan que no están solos, y que sea lo que sea que estén pasando, tiene solución y que esa no es la muerte.

Ayudemos a prevenir el suicidio.

 

Deja un comentario