Solapan en PGR a subdelegado corrupto

Nadie entiende quien sostiene a Gonzalo Sánchez Betanzos, como Subdelegado de la Procuraduría General de la República en el sur de Sonora, donde existen denuncian contra todo tipo de criminales y no las atiende.

El fiscal federal llegó a Ciudad Obregón en octubre del 2016 y desde esa fecha le fue remitida una denuncia con evidencias, santo y señas sobre el zar de la piratería en ese región de Sonora y a la fecha no ha hecho absolutamente nada, aunque dicho criminal presume un acuerdo con la autoridad federal, quien solapa al sujeto al tiempo de promover la impunidad.

A Sánchez Betanzos muy poco le importa que en Cajeme se pisotee la ley y  el plagio de derechos de autor, desde un taller industrial donde se reproducen discos piratas y en especial pornografía.

Su indiferencia da pie a las especulaciones desde que recibe una fuerte cantidad de dinero, hasta la posibilidad de que exista una sociedad con el Rey de la Piratería un tal Luis Arturo N. N.

A diario en todos los tianguis y en un puesto instalado en calle No Reelección y Chihuahua, se expenden todo tipo de piratería ante la vista, ciega por cierto de subdelegado de la PGR, un incompetente, quien no ha hecho nada en la lucha contra el narcomenudeo.

Bien haría el delegado de la PGR en Sonora Darío Figueroa Navarro la Procuraduría General de la República (PGR) fiscalizar el actuar de Gonzalo Sánchez Betanzos, quien pese conocer a los “verdaderos jefes de la piratería”, en vez de castigar la ilegalidad la protege.

Sin duda, su actuar es por demás sospechosa, porque hay denuncias de comerciantes establecidos que son afectados por este tipo de actividades criminales, como la fabricación y venta de piratería, una industria que genera mucho dinero, el cual va a parar a los bolsillos de funcionarios como el subdelegado de la PGR.

Ante esta actitud de la autoridad la pregunta obligada es: que no es la PGR, la instancia que debería emprender acciones legales contra quienes violen la ley de derechos de autor.

Por qué sí hay acusaciones y señalamientos contra Gonzalo Sánchez Betanzos, como Subdelegado de la Procuraduría General de la República en el sur de Sonora, lo sostienen en el cargo.

Con su indiferencia el fiscal federal, avala a la industria del plagio y la reconoce como una verdadera empresa, que, a diferencia de otras, como la del narcotráfico, actúa a la luz del día y en pleno centro de Cajeme.

Cuánto paga un delincuente por pisotear la ley y por tener a sus servicios a funcionarios como este tipo, que deshonra a las instituciones como la PGR en Sonora y México.

 

Deja un comentario