Osorio Chong antes que Videgaray

Por Angélica Beltrán

Ciudad de México.- De entre los aspirantes del PRI a la presidencia de la República se puede decir que Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, es uno de los mejor calificados por el presidente Enrique Peña, cuyo voto preferencial en la selección del candidato podría ser determinante para el hidalguense.

La crítica a Chong es que no ha logrado los niveles óptimos de cualquier profesional: hablar claro, mantener la hilaridad en el discurso, aportar ideas… más aun tratándose de un político. Y es que el exagerado énfasis y dramatismo que imprime en sus discursos, lo muestran novato y hasta improvisado, no obstante su paso por el gobierno de Hidalgo y años al frente de la Secretaría más importante del gabinete.

Sin embargo, Osorio Chong es uno de los mejores cuadros para Peña Nieto y para el Grupo Hidalgo, uno de los más fuertes dentro del PRI, luego de los mexiquenses.

Se acercan los tiempos y Miguel Ángel Osorio Chong es una de las mejores cartas para Peña Nieto y el PRI en general. Pues a diferencia del otro favorito, Luis Videgaray, el hidalguense sí podría garantizar la unidad al interior del partido.

Bien sabido es que el actual canciller ha resquebrajado la unión priista que ofreció, momentáneamente, el regreso del PRI a los Pinos. Y eso lo critica la militancia, que ahora levanta la voz y buscará incidir durante la próxima Asamblea Nacional.

Mancera contra Beltrones

Bofetada con guante blanco dio el jefe del gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, al priista Manlio Fabio Beltrones en los Diálogos Galileos el pasado lunes, cuando lanzó mensaje indirecto a quien tanto ha criticado la alianza PAN-PRD, de la que ha referido son agua y aceite que no se mezclan, pero se juntan para ganar elecciones.

El mensaje de Mancera fue muy atinado por el contexto, el debate sobre el Gobiernos de Coalición, figura que ha impulsado Beltrones, luego de la debacle electoral del PRI.

El jefe del gobierno refrendó el respaldo al Frente Amplio y las alianzas en general entre partidos, y dijo estar en contra de críticas sobre si este partido es agua y este otro es aceite, pues quien critica debe empezar por verse a sí mismo y purificarse de lo que critica.

Y aunque no precisó a qué se refería con “purificación”, ésta no es otra que la purificación política; la purificación de Beltrones que critica las alianzas cuando son históricas las alianzas del PRI con otros partidos para ganar elecciones.

Dicen que al buen entendedor pocas palabras, pero Beltrones mostró no entender el mensaje, aunque alcanzó a decir que no se trataba de chamanes para purificar.

Por ello, es bueno asentar en estas líneas ciertas verdades como que el PRI se ha aliado a partidos como el Verde, Nueva Alianza y hasta al PRD, veladamente, sin contemplar el “Proyecto de Nación” que Beltrones exige a la alianza PAN-PRD.

Es más, la histórica alianza PRI-PVEM, además de pragmática y electoral es ahora hasta negocio familiar para Manlio Fabio, quien junto con su yerno, Pablo escudero, se fortalecen rumbo a las negociaciones para elegir al candidato presidencial y los candidatos a diputados y senadores rumbo al 2018. Si no ¿por qué  la rebelión del PVEM contra el PRI hace unos días, siendo que los verdes se conformaban con ser rémora fiel del tricolor?

Las alianzas para ganar elecciones y repartirse el pastel son criticables, pero el político que las critica debe tener autoridad moral para descalificarlas, pues como se ha visto, nadie está libre de culpa.

Gobierno de Coalición y candidaturas ciudadanas, tablas de salvación del PRI

El impulso que el PRI ha dado a la figura de los gobiernos de coalición es a raíz de su debacle electoral. Antes de ello el resto de las fuerzas políticas no existían para el partido único. Así, qué credibilidad pueden tener los promotores de los gobiernos de coalición si recurren a esta figura sólo porque pierden votos vertiginosamente; y en vez de gobernabilidad, lo que buscan es mantenerse en el poder.

El ex presidente del PRI, César Camacho, reconoce que con el voto duro el PRI ya no gana ninguna elección, por eso se piensa en un candidato ciudadano para presidencia de la República. A la vez, Beltrones dice que ningún partido político gana ya por sí solo la presidencia, por eso se debe optar por un gobierno de coalición.

La verdad es que hoy por hoy estas dos opciones representan las únicas tablitas de salvación del PRI, que va en caída libre rumbo al 2018.

Deja un comentario