La 2da enmienda, por encima del bien común.

Un Estado que siempre se ha enorgullecido de su Constitución y sus enmiendas Segunda y Quinta, es Estados Unidos, ante el panorama  vivido en  Las Vegas, ¿Un  gobierno debe  permitir  aquello que no puede  controlar?

Es demasiado evidente que  esta Enmienda Segunda, de poseer  armas, está  atentando al bien común; como ejemplos Sandyhook, Virginia Tech, Columbine, Texas University, la Masacre de Macdonalds, Lubys, el tiroteo  en la Oficina de Correos de Oklahoma, la Masacre de Aurora, el incidente en la  Armada, la balacera en Atlanta, la balacera en el Capitolio, el tiroteo en el Cine en la premier de Batman, UCC Oregón, San Bernardino, UCLA, el inolvidable tiroteo a la comunidad gay en el bar Pulse, en Florida.

No hay un sistema que  permita saber que un individuo ha comprado VEINTITRÉS  ARMAS en tiendas separadas; si sumamos a las víctimas de los incidentes que enumere, duplican las víctimas del  último sismo en México.

Es tonto seguir protegiendo una enmienda que ataca a sus  gobernados y demasiado absurdo proteger una enmienda con la que la mayoría no está de acuerdo, ya que, de así serlo, la mayoría contará con armas de fuego bajo se poder, según estadísticas de 2016, cuatro de cada diez estadounidenses, afirmaban tener una o más armas bajo su poder; 40% de la población, mientras que el 60% restante dijo no tener ninguna.

18 rifles, explosivos y armas de alto impacto, ¿Acaso el de la armería no  se cuestionó nunca  si su cliente se preparaba para el apocalipsis  o la llegada de una tercera guerra mundial? ¿Acaso el de la tienda de armería no sospechó para qué, una persona de la tercera edad, necesitaría tantas armas?

Lo único intocable en USA es la NRA (Asociación Nacional del Rifle), cuyo principal objetivo es proteger la 2 Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos de América, que reconoce el derecho de poseer y portar armas, protegiendo así la libertad.

Los defensores del derecho a portar armas dicen que un pueblo armado realiza una mejor ejecución de la legítima defensa y que evita que la autoridad gubernamental se vuelva tiránica.

Mientras que los defensores del control de armas afirman que las ciudades estadounidenses serían más seguras si no hubiese tantas armas de fuego.

¿Será que con lo sucedido recientemente en Las Vegas, hagan una reforma o tomen algún control sobre a quienes les venden armas?

 

Deja un comentario