Fiscal de la PGR en Guaymas ligado a red de corrupción

Marco Antonio Pedraza Barrera, agente del Ministerio Público de la Federación, ya no tiene cabida como funcionario en la delegación Sonora de la Procuraduría General de la República.

Y no es cuestión de simpatía, sino de capacidad y aficiones como la del alcohol, de lo cual son testigos los guaymenses, que lo observan cada semana.

Esto mientras el maestro Dario Figueroa Navarro, todos los días, junto a un grupo de fiscales comprometidos con su responsabilidad hacen esfuerzos por tener la confianza y credibilidad de los sonorenses a través de un trabajo honesto y transparente.

Pedraza Barrera no ha entendido que en Sonora el trabajo mata grilla y que no es con falsos padrinazgos como se va a ganar su lugar entre los sonorenses y en especial en la PGR.

No creemos que Francisco Martín Camberos Hernández, Coordinador de Supervisión y Control Regional de delegaciones en el país, meta las manos y sostenga al lépero de Marco Antonio Pedraza Barrera, quien asegura que nadie podrá cesarlo de su cargo, por órdenes y apoyo del alto funcionario.

Mal haría Camberos Hernández es sostener a este tipo de fiscal incompetente, sobre todo cuando a nivel nacional el ex delegado de Sonora ha sido denunciado ante el Senado de la República por encabezar junto a Gilberto Higuera Bernal, subprocurador de Control Regional de Procedimientos Penales, como quienes encabezan una red nacional de corrupción.

No deben esperar a que afloren los escándalos que hace en estado de ebriedad allá en San Carlos, Nuevo Guaymas para remover de su posición al nefasto e incompetente de Pedraza Barrera, quien con su actitud e incapacidad debiera tener sus días contados en Sonora.

Reprobable a la vez es la pésima relación que sostiene con todo su personal y con los representantes de los medios de comunicación, quienes ya le apodan el puente roto, por aquello de que nadie lo pasa.

Hay dentro de la PGR Sonora quienes aseguran que hay argumentos suficientes para darle una patada en el trasero al multicitado fiscal por contravenir la Política de Integridad Institucional al verse inmiscuido en todo tipo de ilegalidades.

Otros opinan que no abona absolutamente nada al esfuerzo que a diario realiza el equipo del maestro Dario Figueroa Navarro por garantizar dentro de su competencia, la paz y seguridad de los sonorenses.

A eso se suma la inconformidad de autoridades de otros niveles de gobierno, que no sienten el apoyo ni la coordinación con el mentado Marco Antonio Pedraza Barrera, pues sus ausencias en las oficinas de la PGR en Guaymas son constantes y sus borracheras también.

Bien haría el  órgano interno de control de PGR de revisar primero los oscuros antecedentes de agente del Ministerio Público Federal, y el desempeño irregular y torpe, de quien es acusado de no saber integrar una carpeta de investigación

Deja un comentario