Es mexicano agresor de cura en catedral

Ciudad de México.- El agresor del párroco Miguel Ángel Machorro fue identificado plenamente como Juan René “N”, quien presuntamente es originario de Matehuala, en San Luis Potosí, estudió una ingeniería en la universidad estatal, la cual dejó trunca, además de que lleva ocho años viviendo en la Ciudad de México.

El sujeto fue plenamente identificado por familiares y amigos, con lo que se vinieron abajo las versiones de que era de origen estadounidense y francés, como se mencionó en un principio y por el indiciado se identificó con el nombre de John Rock Schild.

El pasado lunes 15 de mayo Juan René atacó con un cuchillo al padre al término de una misa en la Catedral Metropolitana, provocándole lesiones en el cuello, cervicales y un pulmón, por lo que al momento es reportado grave en el hospital donde se encuentra internado.

También se le encontró una página de Facebook en la que se corroboró su identidad.

De acuerdo con las investigaciones, este personaje practica el cristianismo y dice pertenecer al Clan Celta —de origen europeo, donde se les califica y se les cataloga como salvajes y bárbaros—, incluso cuenta con un tatuaje en el pecho que hace referencia a dicha religión.

Fue identificado como una de las personas que participó en las manifestaciones conmemorativas del 2 de octubre, contra el llamado gasolinazo, y en contra de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto como Presidente de la República.

Hasta el momento no se ha encontrado información sobre si el imputado tenía relación alguna o si conocía al párroco herido, tampoco los motivos por los que lo atacó, debido a que se ha negado a rendir su declaración ante el Ministerio Público, mientras tanto, sigue en resguardo con vigilancia especial por los Policías de Investigación ya que aún existe el temor que pueda atentan en su contra.

Sufre trastorno

Los conocidos de Juan René dieron a conocer que sólo mantenían contacto con él a través de mensajes y redes sociales y sabían que radicaba aquí.

De acuerdo con estudios de las autoridades y declaraciones de sus amigos cercanos, el joven presenta un trastorno mental que se agudizó cuando estudiaba la licenciatura, motivo por el que la abandonó.

Incluso no se descarta que pueda ser inimputable, es decir, que el juicio en su contra no proceda.

Se espera que en las siguientes horas un juez ordene que se le practiquen pruebas dactilógicas e incluso de ADN para corroborar su identidad.

En contra parte la Arquidiócesis Primada de México informó que el padre José Miguel Machorro Alcalá podría ser dado de alta de la unidad de cuidados intensivos del hospital en el que se encuentra internado.

“Sigue la evolución normal del postoperatorio; respira por sí solo; oxigena muy bien y está plenamente consciente, por lo que podría salir de la unidad de cuidados intensivos”, refiere el último informe médico. Autoridades están en espera de que pueda rendir su declaración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *