EPN propone iniciativa de matrimonio sin discriminación

El 17 de mayo de 2016, el Presidente de México Enrique Peña Nieto, propuso una iniciativa a nivel nacional sobre el “Matrimonio sin discriminación”, con lo cual el matrimonio entre personas del mismo sexo en México se podría realizar en todas las entidades federativas que integran el país. La ley fue debatida en el Congreso de la Unión. Esto, tras la resolución de jurisprudencia 43 2015 de la SCJN emitida el 12 de junio de 2015, en la cual obliga a todos los jueces seguir este criterio favorable en todos los amparos que se interpongan en cualquier parte del país, y en donde aún no están legalizados este tipo de matrimonios. Únicamente se pueden realizar en la Ciudad de México, Quintana Roo y Coahuila, además de que les permite gozar de todos los beneficios que ello implica como la seguridad social por parte del IMSS e ISSSTE y las instituciones sociales de vivienda como el INFONAVIT y FOVISSSTE, así como adopción de menores.

Debido a esta propuesta, Sonora entraba entre las entidades que permitían el matrimonio igualitario sin necesidad de presentar un amparo, pero a los pocos días del anuncio, la Gobernadora Claudia Pavlovich, dio a conocer que no se podía pasar por alto la ley, y que para poder llevar a cabo estas uniones, forzosamente se tenía que presentar un amparo.

Actualidad

Quizás muchos, al leer este artículo, piensen que es tema viejo o pasado de moda, y la verdad no lo es, puesto que el pasado miércoles 26 de abril, en Nogales, Sonora, corrió como pólvora la noticia de la unión matrimonial de dos mujeres, siendo el segundo en registrarse en esta ciudad; en redes sociales se volvió una noticia local muy viral, y, como siempre, no faltaron los comentarios, algunos buenos y otros muy destructivos y ofensivos.

Es por ese “pequeño” detalle que me animé a escribir sobre esto, ya que por lo visto, la cultura del respeto al derecho ajeno está muy lejano; no respetamos la diversidad de género y algunos se creen, o nos creemos, jueces del mundo, de las personas, sin antes ponernos en sus zapatos.

Entre los comentarios no faltan las personas que hacen mención de la biblia y religión, olvidando que hace mucho tiempo, esa unión (religión y leyes), dejó de existir. No dejan de faltar los comentarios homófobos, groseros, y me hace pensar y preguntar, ¿en qué estamos fallando no sólo como sociedad, sino como padres de familia?, ¿con qué valores estamos educando a las “nuevas generaciones”?, y, el respeto ¿Dónde queda? No se vale que debido a nuestra poca prudencia o falta de criterio, nos creamos con derecho de insultar u ofender a alguien sólo porque tiene gustos o  preferencias distintas a las nuestras.

Sin tanto cuento, recordemos, que el alcalde municipal de Nogales, Sonora, cuando fue diputado, en alguna ocasión envió como iniciativa/reforma de ley, la institución del matrimonio igualitario; muchos, como siempre, lo juzgaron y criticaron, pero si esto lo vemos desde un punto de vista más jurídico, la unión legal de dos personas del mismo sexo sería justa, puesto que al igual que un matrimonio heterosexual, se unen para crecer como personas, y en algunas ocasiones uno no cuenta con seguro médico y el otro sí, ¿Por qué negarle este derecho?, suponiendo, que sólo uno trabaje y el otro se quede en casa para realizar el trabajo que esta requiere?, ¿Por qué negarle el derecho a un IMSS, ISSSTE, que le puede dar su pareja? ¿Por qué negarle el derecho a ser acreedor a una pensión? Si lo analizamos bien, de manera justa e igualitaria, deben de tener los mismos derechos y obligaciones que cualquier otro matrimonio adquiere.

Si tú, el que  juzga, te sientes perfecto, déjame decirte que ¡no lo eres!, si tú, el que agarra versos de la biblia para juzgar a otros, te recuerdo que en ella dice “amarnos los unos a los otros” y eso incluye a absolutamente todo lo que tenga vida. Te recuerdo, el amor es amor, venga en la presentación que venga.

Deja un comentario