CDMX.- Una paramédico, madre de cuatro hijos, no dudó en alimentar a una bebé que sobrevivió al caer de una altura de 3 metros, luego de ser arrojada por su propia madre desde una azotea de una vivienda ubicada en la colonia Reforma Iztaccíhuatl Norte, en Iztacalco.

De acuerdo con Excélsior, la madre habría abortado y después huyó. Hasta el momento las autoridades no han sabido sobre su paradero. Testigos del hecho avisaron al número 911 y posteriormente servicios de emergencia llegó al inmueble de la calle Plutarco Elías Calles, en el asentamiento antes referido.

Los cuerpos de socorro se quedaron asombrados al ver a la recién nacida, estaba sostenida entre dos polines y una varilla.

“Se encontraba sostenida entre dos polines y una varilla; hasta lo que sabemos ahorita es que la bebé ya está estable en el hospital. Tenía horas de nacida, todavía tenía el cordón umbilical”, relató Cecilia Hernández Beristáin, paramédico del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM)

Parte de su recuperación se debió gracias a una paramédico de los bomberos, llamada Eloísa Quijano, quien afortunadamente se encontraba en proceso de lactancia y no dudó en alimentar a la bebé, lo que ayudó a nivelar su glucosa.

Hasta el momento la bebé se encuentra estable y la madre se encuentra prófuga.