Nogales, Sonora.

Varias personas que viajaban a bordo de un auto, tipo sedán, y que fueron sorprendidos por una corriente de aguas broncas formada por una tromba que azotó la tarde de ayer el lado Sureste de esta ciudad, se salvaron de morir ahogadas.
Cabe señalar que gracias a la habilidad del chofer del vehículo que estaba siendo arrastrado por la corriente de agua, al maniobrar los neumáticos, logro que la fuerza del agua lo orillara a la parte alta de la calle.
Durante la tarde de ayer, los automovilistas y comerciantes de la calle Jesús García se vieron sorprendidos por el aguacero y granizo que repentinamente los castigó, formando en minutos el arroyo del Camino Viejo a Cananea.
Desde el lugar conocido como El Pinito, hasta el desemboque, recorriendo la citada calle, el agua corrió como río arrastrando montones de arena y un auto en el que viajaban varias personas, informaron los comerciantes del lugar.
Agregaron que la torrencial de agua duró pocos minutos, pero fueron suficientes como para formar un poderoso arroyo con capacidad de arrastre.
Poco después y debido a que la calle Jesús García quedó bloqueada por las toneladas de arena que arrastró el agua, maquinaria pesada del H. Ayuntamiento empezó a removerla, permitiendo la circulación vehicular, informaron.