REPORTEANDO

Por Gregorio Cruz Fuentes

MUCHAS FELICIDADES  a todas las MADRECITAS en su día, este diez de MAYO déjese consentir y no haga nada de negocio en su casa, que la lleven a comer a desayunar y a cenar, en pocas PALABRAS DEJESE CONSENTIR, voy a reproducir un tema relacionado con ese día TAN ESPECIAL, esperando sea de su total agrado. SORPRENDENTES DATOS SOBRE EL ORIGEN DEL DÍA DE LAS MADRES  EN ESTADOS UNIDOS Y EN MÉXICO Si bien en tiempos modernos se suele pensar que el Día de la Madre no es más que una estrategia de mercadotecnia que emplean las empresas para vender sus productos u ofrecer servicios, los orígenes de la festividad se remontan a la Grecia antigua. El Día de las Madres se celebraba en honor de Rhea, conocida como ‘la madre de los dioses’. Durante el siglo XIX hubo algunas propuestas para dedicar un día a homenajear a las madres, pero no fue sino hasta 1907 cuando Ana Jarvis, nacida en Filadelfia, Estados Unidos, se reunió con un grupo de amigos y les planteó el reto de trabajar para que se estableciera una fecha para esta celebración. A partir de ese momento comenzó una campaña para hacer que las autoridades accedieran a tal petición. Pronto se unieron amigos, vecinos y conocidos, quienes a través de folletos y textos en periódicos locales propagaron la idea en su comunidad. En 1908 se celebró la primera ceremonia no oficial para conmemorar a las madres en una iglesia metodista de Grafton, Virginia. El evento tuvo lugar el 10 de mayo del citado año y acudieron 407 mamás acompañadas de sus familias. En la ceremonia, Ana Jarvis regaló a cada madre presente un clavel, la flor favorita de su propia madre, quien había fallecido pocos años antes; desde entonces el clavel es representativo de este día. A pesar de aquel evento, las autoridades no mostraron entusiasmo para que el Día de las Madres fuera una celebración oficial. La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó la iniciativa casi al instante, pero el Senado archivó la resolución y no concluyó el trámite. Ana Jarvis y sus colaboradores recorrieron el país compartiendo su idea y contactando personas influyentes de manera personal o a través de correo. De tal forma, personas de todos los estratos sociales, de legisladores y gobernadores, protagonistas de medios de comunicación y hasta líderes religiosos, presionaron al Senado para que se aprobara la iniciativa. El 10 de mayo de 1913 se emitió la resolución. Fue el presidente Woodrow Wilson quien, el 8 de mayo de 1914, decretó que el Día de las Madres se celebraría en Estados Unidos el segundo domingo de cada mayo. La idea pasó a Europa y casi 40 países en todo el mundo iniciaron las celebraciones. En algunos casos se designó un día específico para llevarla a cabo, como en México, donde el 10 de mayo está dedicado a este festejo. HISTORIA DEL DÍA DE LAS MADRES EN MÉXICO, En México la celebración comenzó en 1922, según el investigador del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de México.

Se escogió mayo por ser el mes consagrado a la Virgen María y el 10 porque en aquella época en México se pagaba en las decenas.

La institucionalización de esta fiesta en nuestro país fue en su momento

un sucio golpe político que se le asestó a las mujeres para abortar su incipiente pero sólido movimiento, que les permitiría el libre ejercicio de la sexualidad femenina y la libre determinación sobre su cuerpo en función de sus intereses y no de roles predeterminados por la sociedad. Desde 1916, Yucatán había sido el centro de la polémica cuando Margarita Sanger – Pionera de principios de siglo XX sobre la planificación familiar entre las trabajadoras de New York – público él folleto Regulación de la Natalidad o brújula del hogar. Su lectura propició la organización de las Yucatecas y poco después el primer Congreso Feminista de México. A partir de entonces fue más visible y amplía la movilización de las mujeres en defensa de sus derechos civiles; concretamente sobre su natalidad: no permitir que fuera un hecho casual sino una decisión personal y autónoma. En 1922 Felipe Carrillo Puerto, promotor del Partido Socialista del Sureste y Gobernador del Estado, promulgó la ley del divorcio, impulsó las ligas feministas y se opuso a la existencia de lugares denominados “solo para hombres” como cantinas, prostíbulos o palenques. Durante su gobierno se promueven en Yucatán discusiones públicas entre hombres y mujeres: educación sexual, política y trabajo; se generaliza en pequeñas poblaciones, concertación de matrimonios libres, se establecen comités feministas en estados mayas, se invita a mujeres a que se alejen del culto religioso y se instaura una escuela racionalista con la idea de combatir la ignorancia y el fanatismo promoviendo la autoeducación. Ante todas estas movilizaciones contrarias a la moral establecida por la clase “privilegiada” de Yucatán, lo mismo que a la política popular de Carrillo Puerto, se censura el libro de Sanger calificándolo de inmoral y criminal. Como diarios de la Ciudad de México y de Yucatán fustigaban los desvaríos de los socialistas del sureste, en marzo de 1922 el entonces Secretario de Educación Pública José Vasconcelos, envía como respuesta a un representante para “poner orden” en el estado. Con ese panorama, el periódico Excélsior, dirigido por Rafael Alducín, lanza su campaña en la editorial del periódico con la siguiente frase “hoy, que en el extremo meridional del sureste se ha venido emprendiendo una campaña suicida y criminal contra la maternidad denigrando la más alta función de la mujer, oponemos el día de las madres…” (Réplica de la celebración sajona). De esta manera con el aval del Secretario de Educación José Vasconcelos, instituciones de beneficencia, centros escolares, la iglesia y por supuesto, los comerciantes, inician los homenajes que año tras año se les ofrecen a las abnegadas mujeres que han contribuido a la prolongación de la familia mexicana con su alto ejercicio de la maternidad…

Hoy fue todo nos vemos en la próxima, si Dios nos los permite, en el mismo canal… Digo.

Deja un comentario