SEMAR reconoce que hubo “un disparo accidental” en choque con pescadores

Ensenada, Baja California.- La Secretaría de Marina (Semar) reconoció que en el enfrentamiento ocurrido esta tarde en San Felipe, Baja California, en una zona protegida de la vaquita marina, hubo “un disparo accidental” que dejó un herido y “otras personas lesionadas”.

Por la mañana, en un video los pecadores dieron por muerto a uno de sus compañeros, Enrique García Sández, “Kiki” y a otras dos personas heridas, sin embargo, en un comunicado la Semar aclaró que no hubo fallecidos, y que abrió una investigación de los hechos.

La Semar precisó que la embarcación “Sharpie”, perteneciente a la organización no gubernamental “Sea Shepherd”, fue agredida por pescadores de una embarcación que intentaba recuperar artes de pesca prohibidas, las cuales habían sido levantadas en el polígono de protección de la vaquita marina por “Sharpie”.
Tras recuperar sus redes –señaló– la embarcación pesquera se dio a la fuga con rumbo a San Felipe, por lo que se desplegó una Patrulla Interceptora y a personal de Infantería de Marina en el campo pesquero número uno de San Felipe, BC, “donde arribó el personal de pescadores a bordo de la embarcación agresora que fue remolcada por un vehículo con la intención de darse a la fuga”.
Ante ello, abundó, personal naval realizó maniobras de disuasión para tratar de asegurar el vehículo con la embarcación y detener a los presuntos infractores, sin embargo, durante estas acciones fue impactado un vehículo de la Semar.

En dicho encuentro, sostuvo, los presuntos infractores de la ley opusieron resistencia y se presentaron forcejeos con el personal naval, “con el infortunado resultado de un disparo accidental de arma de fuego que provocó heridas a una persona, lo que ocasionó una concentración mayor de personas que agredieron a los elementos navales, mismos que se retiraron para evitar una confrontación”.
Subrayó: “Tras estos sucesos, el grupo de personas se concentró en las inmediaciones de las instalaciones navales, para manifestarse de manera violenta, arrojando objetos y bombas molotov, ocasionando daños a diversos inmuebles de la Semar y la quema de un vehículo y dos embarcaciones menores. Asimismo, se cuenta con información de que en la manifestación resultaron lesionadas otras personas”.

La versión de la Semar fue refutada por Raúl Ramírez Bahena, director de la organización civil Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, quien sostuvo que pescadores de San Felipe le notificaron que Enrique García Sández, conocido en el puerto como “Kiki”, fue lesionado por los militares cuando evadió un retén, y que Ricardo Zúñiga, de 17 años, quien lo acompañaba en el vehículo bajo fuego de armas de los marinos, resultó con una herida en el estómago.

Otra mujer que viajaba con ellos salió ilesa del tiroteo, pero al llegar un grupo de personas a reprender a los marinos, éstos volvieron a disparar presuntamente al aire, y Rosa María Zaragoza González, de 65 años, fue lesionada en el estómago.

El adolescente está internado en el Hospital General de Mexicali con heridas que ponen en peligro su vida. Por su parte, Zaragoza González fue atendida en San Felipe y su estado de salud se reportó sin riesgo, y hasta las 14 horas Enrique García presuntamente continuaba vivo en Mexicali, aunque en situación crítica por la lesión que recibió en el cráneo, según Ramírez Bahena.

“Este tipo de actos demuestran una vez más que los militares no están capacitados para realizar funciones de seguridad pública. Ellos están adiestrados para abatir a sus enemigos o a quienes no se rinden a sus órdenes. Está en su ADN, y a la menor provocación hacen uso de la fuerza y de la fuerza letal de las armas”, recalcó.
Por más capacitación y adiestramiento que las milicias reciban para convertirse en policías, añadió, “es una misión casi imposible hacerlos cambiar.”

De igual manera, consideró que el uso que hacen de la fuerza y de la fuerza letal puede ser “de buena fe, porque a final de cuentas ellos sólo cumplen órdenes de sus superiores, y desafortunadamente son los mandos de los marinos y soldados los que más se resisten a cambiar”.
Diversos videos que han sido colocados por usuarios en las redes sociales revelan cómo elementos de la Marina detonan armas para tratar de alejar a los manifestantes.
En su comunicado, la Semar destacó que “colaborará en todo lo necesario con las autoridades encargadas de impartir justicia en nuestro país, con la convicción de que, en ninguna circunstancia, esta institución justifica conductas contrarias a la Ley y a los Derechos Humanos, por lo que en caso de acreditarse serán sancionadas por las instancias correspondientes según su gravedad.”

Deja un comentario